martes, 14 de julio de 2009

En busca de la vocación

En la vida uno siempre debe tomar decisiones. Las hay sencillas, complicadas, que toman tiempo, que se hacen en el momento, que son importantes, que no tanto. En fin, decisiones de todo tipo. Pero hay una decisión que es quizás la más importante, una que define como será el resto de nuestra vida: Elegir una carrera. La elección comienza a temprana edad, y entre las opciones más populares tenemos: astronauta, policía, bombero, bailarina, veterinario, doctor, power ranger y un largo etcétera. Después cuando uno crece reemplaza algunas de estas por otras más cercanas a la realidad. Finalmente, a la hora de decidirse, uno tiene en cuenta un montón de cosas, como sueldo, salida laboral, gustos personales, horas de trabajo, donde se estudia, disponibilidad de tiempo y dinero para estudiar esa carrera, posibilidades de ascender. En fin, hay muchas cosas para considerar, muchos factores que pueden condicionar nuestra decisión.
Con esta introducción se pensaran que quiero ayudarlos a encontrar la vocación, pero hay 2 razones por las que no lo hago. Primero que nada, es algo muy personal, no se puede generalizar y dar consejos globales. Segundo, yo soy el único chiquilín –por no decir otra sutileza- que esta con este tema, acá todos son gente grande y con decisiones firmes.
¿Cuál es la idea de este texto entonces? Contarles cuales fueron mis posibles profesiones a lo largo de la vida y que me hizo elegirlas.

Todo comienza cuando tenia 4 años. En aquel entonces, mi respuesta al clásico “¿Qué querés ser cuando seas grande?” Era “¡Inventor!”. En realidad yo no sabia que era “ser inventor”, pero eso no importaba. Había que interiorizarse en el tema, y como al menos sabia que la carrera tenia algo que ver con inventar cosas, yo desarmaba todo para “ver como era”. Mis víctimas fueron juguetes en un principio, porque era lo que tenia más cercano, pero después continué con linternas, biromes y maquinas de diversa índole. No se si todo eso me servía para meterme en el tema, pero al menos ya de chico había adquirido la capacidad para arreglar cosas. Como anécdota relacionada, una vez cuando tenia 5 años estaba con mi papa revisando la maquina de cortar pasto que por alguna razón no andaba “y si probamos esto y esto” le digo. Probamos eso y eso y anduvo. Mi mama todavía se acuerda de eso, dice que se quería matar porque encontré la falla y el no. Por supuesto que no siempre las cosas tenían final feliz, hubo varias ocasiones en las que no pude volver a armar correctamente las cosas y terminaban inservibles, aunque siempre había cosas que se podían aprovechar, como los motores. Sin dudas, lo que permitió que pudiera hacer todo eso era el apoyo de mis padres. Ellos no solo me permitían desarmar cosas a discreción, además me regalaban herramientas y no me retaban mucho cuando las cosas no me salían bien.

Después de la idea de ser inventor, me intereso la posibilidad de ser bombero. El fuego es algo que siempre me entretuvo, pero más divertido todavía me resultaba apagarlo. Cómo quería ser bombero había que ir practicando como era, así que no importa donde, siempre que había un asado, un fogón o cualquier cosa similar, yo siempre decía “¡Apago él fuego!”. La forma mas divertida para mí era con agua. El proceso era rápido, pero era él mas divertido. Pero como no todos los fuegos se apagan con agua, también me interiorice en el tema de los matafuegos, así que empecé a investigar cuales eran los adecuados para cada tipo de fuego y otras cosas más. Con los matafuegos también me mande macanas. En 2 ocasiones, quería ver como andaban, así que apreté apenas para ver como salía el chorro. Lo que no tuve en cuenta es que una vez que apretás, por mas que sea apenas, pierde todo el propelente, así que se terminaban descargando “mágicamente”. Por suerte, mis padres nunca lo supieron.
Después de ser bombero, hubo algunas cosas que me interesaron, pero nunca las tuve realmente en cuenta como opción a considerar, así que no vale la pena hablar de eso.

La siguiente carrera que considere fue a los 12. Quería estudiar ingeniería informática en el ITBA, en otro lado no. Las computadoras siempre me atrajeron, todo comenzó a los 4 años, cuando mi papa me mostró su computadora. Funcionaba con DOS y ni siquiera tenia mouse, pero para mí era algo increíble, maravilloso. Para variar, la primera vez que use una computadora fue la primera vez que me mande una macana con ellas, la apague directamente del botón, sin hacer el proceso de apagado. Esa vez si que me retaron un poco mas. Otro hito informático en mi vida fue en el 2000, cuando me compraron mi primera computadora. Fue algo muy importante para mi, por fin tenia la posibilidad de aprender y experimentar libremente. Muchas de las cosas con la computadora las aprendí tocando, pero una de las cosas que me hizo aprender bastante fueron los suplementos de informática de Clarín, los cuales leí por varios años. Otro hito ocurrió en 2005 en un viaje a Bariloche con el colegio. Estaba paseando con un amigo cuando en un quisco veo una revista de computación que tenia temas bastante interesantes. Haber descubierto eso no solo me hizo aprender mucho, además es el responsable en cierto modo de que este escribiendo esto, pero esa es otra historia.

Ahora se preguntaran que decidí finalmente. Bueno, estoy haciendo el ingreso para ingeniería informática en el ITBA, pero la historia no termino, ha regresado otra gran pasión para tratar de lograr que me decida por ella: La aviación
Los aviones fueron algo que siempre me fascino a lo largo de mi vida. En mi computadora siempre había juegos de aviones y tenia algunos libros sobre el tema. Pero fue el año pasado cuando recobre el interés por la aviación, y mucho mas fuerte que antes. Por supuesto que había que aprender mas sobre el tema, así que empecé a usar simuladores mucho mas realistas, a hablar con pilotos, a leer mas sobre el tema y por supuesto, tratar de volar en un avión de verdad. (¡Si alguien conoce a un piloto avíseme por favor!).
“Entonces pibe ¿En qué quedamos?” Bueno, estoy haciendo el ingreso para ingeniería, pero las cosas son mucho mas difíciles de lo que pensaba, así que la aviación civil es una alternativa bastante cercana. Ciertamente, ni yo sé que es lo que realmente quiero, tanto la aviación como la informática son pasiones muy fuertes para mí, y decidirme se hace muy complicado.
Ciertamente, el que se me plantee esta duda a esta altura es algo completamente inesperado, después de todo, ya había tomado una decisión bastante firme 5 años antes y no parecía haber nada que me hicieran cambiar de opinión.
Aquí acaba este esta parte de la historia, el final aun no esta escrito, aun no lo viví. No se como será el final, tampoco deseo saberlo.
Lo único que deseo es haber elegido lo correcto

18 comentarios:

Ann. dijo...

Esas dudas por suerte a mi no se me plantearon.
Claro que hay quichicientas cosas que quiero aprender, como fotografia, medicina forense y mecanica. Pero nunca tuve dudas de que quiero estudiar diseño de indumentaria y pasar toda mi vida haciendo eso (la unica duda es cuando se me metio en la cabeza). Y siempre me parecio raro ver a mis compañeros de curso pensar que carajo hacer de su vida, mientras yo lo tenia absolutamente bien planteado.
Te digo mi secreto (pero no lo cuentes), nunca dejes de lado algo, podes no hacerlo como carrera, pero no por eso dejar de hacerlo.
Nada, mi humildisima opinion.

Felipe dijo...

Ann: Con la aviacion siempre digo "Voy a ser piloto por mas que sea plomero". Que voy a ser piloto estoy convencido, lo que me quedan dudas es si dedicarme a eso o no. Por ahora sigue siendo un plan B. Con el resto de las cosas que me gustan tambien pasa algo asi, salvo la parte de tomarlo como profesion.

Lucas.- dijo...

uy.. que difícil de leer sin párrafos ni acentos!!! =)

a ver.. yo creo que lamentablemente una vocación no se elige... uno puede evidentemente elegir una carrera, pero una vocación es algo diferente, algo que se lleva adentro...

valentina dijo...

podes hacer una oficial y otra como hobby....nunca me recibi, pero cuando era estudiante, estudiaba ciencias económicas y en otros momentos me dedicaba en aquel entonces a la guitarra....

Minerva dijo...

Coincido con ultimo párrafo de Lucas.

Qué tierno Felipillo!

A ver, no sólo pienso que la vocación no se elige. También te refuto la idea de que por ser todos grandes tenemos ya ideas firmes. Bueno, no necesariamente.

Uno puede elegir y equivocarse, volver a elegir, volver a equivocatse, y así nonstop.

Me parece que lo importante es nunca rendirse en la búsqueda. Nada más triste que quedarse con una profesión/laburo que no nos gusta por no animarnos a cambiar/arriesgarnos.

Finalmente, si te gusta el fuego hay sólo dos "vocaciones" posibles: Bombero o Piromaníaco. Se puede decir que sos sanito.

Soledad dijo...

Hay una sensación de alienación que se produce cuando uno considera que puede hacer todo... y todo es mucho y como es mucho, se corre el riesgo de no hacer nada.
Eso es lo único que no tenés permitido... hacer nada.
Todo lo demás es aprendizaje y experiencia... Suerte!

::♥ Sol ♥:: dijo...

Me han pasado cosas parecidas ... cuando era chica queria ser escritora e ilustradora de libros, traductora publica, diseñadora de modas jajajaj un poco de todo...
Ahora planeo estudiar algo, pero estoy viendo. Las facultades me parecen un negocio y no me decido por ninguna, y la UBA es casi interminable, y mas si tenes que trabajar. Un garron ...
En fin ... trato de no pensar mucho en eso, ya me anotare en la carrera y bueno, si no elijo lo correcto, siempre hay tiempo de volver a empezar.
Hoy todo el mundo se quiere recibir como sea, lo mas pronto posible...pero para mi lo importante es que a uno le haga bien lo que estudia!

Saludooossss

Natys dijo...

A riesgo de sonar como vieja chota, ay Felipillo (todos pusismos Felipito y nos dimos cuenta que pito sonaba mal o fui solo yo???) Si yo volviera a mis 18 añitos haria las cosas la mar de diferentes.

En mi caso nadie me aviso, que lo que a mi me gustaba se podia estudiar

Pero bueh, como nunca es tarde lo estoy haciendo ahora

Ms Cellophane dijo...

De acuerdo con Lucas en todo. Pero mi punto es otro, a cuenta de qué es la decisión más importante de tu vida? es decir, no hay derecho a equivocarse en la elección? Por supuesto que sí, hoy escoges hacer esto que te gusta, y si mañana no te gusta más, pues pruebas otra cosa y así. Nada es para siempre, nada es tann definitivo, a fin de cuentas sólo debes rendirte cuentas a tí mismo.

Lin dijo...

También coincido con Lucas, la vocación la sentis y te elige a vos.
Tomes la decisión que tomes, acordate que nada es definitivo, elegí lo que más te convenza y si no funciona probá con lo otro.
Y no te preocupes que la "adultez" no es garantía de nada..

Café (con tostadas) dijo...

Felipe, querido! Acá no todos somos gente grande con las vocaciones resueltas!!!! (sí, sí, lo de grandes hay que asumirlo, leé la segunda parte :P)

Yo, por supuesto, nunca supe bien qué quería ser. Empecé una GRAN carrera, la llevé perfectamente al día durante un tiempo, lloré hasta deformar los apuntes de la última materia que estudié y nunca rendí. Cambié, estudié otra cosa que es como un cúmulo de cosas, terminé la carrera y todavía me quedan ganas de hacer algo más...

La vocación no siempre es clara! Yo creo que mientras te queden ganas de aprender, investigar y tomarte en serio las opciones, todo vale!

La Rubia dijo...

Ecóloga, actriz, jugadora de voley, escritora. En ese orden quise ser de chiquita.
Despues Diseñadora gráfica (que espero serlo)

Ahora quiero ser fotógrafa.

Mariana dijo...

No sera que como ingenieria es dificil estas pensando en alguna via de escape? salir volando de esa carrera complicada en la que te metiste?
Pero mejor relajate, cerra los ojos y pensa: donde te ves de aqui a 7 años?

Nikolina dijo...

La decision que tomes siempre va a ser la correcta en ese momento y lugar, luego todos podemos cambiar...

Javier dijo...

pero pibe! decidite! (?)

yo a los 8 quería ser cartógrafo, iba a la biblioteca de la primaria a manguear enormes Atlas que me llevaba a casa. la bibliotecaria estupefacta (y no por tomar estupefacientes (?)).
menos mal que no se me dio por seguir esa carrera. hoy, gracias a los satelites, los GPS y el AutoCAD Land... asunto resuelto.

a los 12 se me dio por estudiar química solito. me sabía la tabla periódica de memoria y cuando jugabamos al tutti-frutti, nadie quería incluir la columna que yo sugería: elementos químicos.

a los 13, gracias a la música que me gusta y a años de usar una Commodore 64, sabía bastante inglés, pero no tanto como me hubiera gustado, así que me puse a estudiar inglés por mi cuenta...
pero tampoco se me dió por el profesorado o el traductorado.

al ingresar al colegio técnico lo único que quería era reparar o construir motores y transformadores. y me enseñaron a hacerlo, pero no era lo mío...

a los veintitantos, ya sabía lo que quería: sacarme la corbatita y la camisita para laburar. no levantarme temprano en la mañana. no laburar todos los días. no tener jefes. obtener el 100% de las ganancias (menos impuestos, claro) y hace unos diez años lo logré y haciendo lo que me gusta. para todo lo demás existe MasterCard.

felipe, esperá unos años y se te aclaran las ideas. lo importante es que la familia no te castre por elegir lo que a vos te guste! lo demás, si te gusta, se logra fácil!

Lucas.- dijo...

GENIAL JAVIER.

WAKULELE dijo...

mira , tengo 41 y siempre quise ser astronauta ,loco estaba yo pero me gustaban las naves espaciales y los aviones.
Al llegar alos 18 me meti en el itba , es dificil , me quise rajar mil veces , queria ser pianista , otra cosa o hasta psicologia , pero nunca me anime ...siempre volvi al itba por descarte y me recibi alli de Ing Industrial que es una carrera muy general .
siempre añoro otros oficios , ser ingeniero paga , pero estas bastante encerrado y es sacrificado
empece en una fabrica de galletas y chocolates y muchas vueltas y una crrera no lineal y con crisis de vocacion , tiempo desocupado , a veces enfermo , y ortras subsistiendo con cualqueir laburo enla crisis , ingenieria en el itba es un cheque en blanco

ahora.....despues de varios años hace 3 años que trabajo con lo que me gustaba cuando era chico : satelites y misiones espaciales . en mi propio pais , no es tampoco la panacea pero tambien es interesante y estoy motivado por eso porque me gusta .
estas con un tema clave , tomate tu tiempo y ayudate con algun psi para que el inconciente no te traicione

Crai dijo...

Yo arranqué como jueza de la nación a los cinco. Ahora quiero ser periodista...